José Castellanos MaldonadoEn unos días más, los Alcaldes de Nuevo León estarán concluyendo el primer tercio de su gestión e iniciarán el segundo, dentro del cual se espera que empiecen a concretar algunas de sus promesas de campaña más importantes.


Por lo general, en los primeros doce meses los Alcaldes enfrentan los problemas clásicos del arranque de cualquier administración, como pueden ser la falta de recursos económicos, principalmente y un monto considerable en el renglón de adeudos heredados de las autoridades salientes.

Luego vienen los imponderables, que, por ser situaciones imprevistas, cuando se presentan provocan descontrol y problemas diversos, principalmente en el erario.

Un ejemplo de lo anterior ocurrió recientemente luego de los embates de los huracanes “Alex” y “Karl”, los cuales causaron serios daños en la mayoría de los municipios de nuestra entidad.

Para solucionar los problemas ocasionados por estos meteoros se requieren cuantiosos recursos, de los cuales se carecen, ya no digamos a nivel municipal, sino incluso a nivel federal y estatal.

Es en estos casos cuando los munícipes deben hacer gala de imaginación y de su capacidad de gestión para tocar cuanta puerta se requiera a fin de obtener los recursos económicos que les permitan solucionar dichos imprevistos.

Al margen de lo anterior, qué bueno sería si cada Alcalde rompiera con la inercia y se preocupara y trabajara para que su administración se distinguiera de todas las anteriores por su honestidad y buenos resultados en favor de la comunidad, aprovechando la oportunidad en beneficio del municipio y no de sí mismo y su parentela.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales