José Castellanos MaldonadoSin duda alguna, los tiempos que vivimos actualmente están marcados por la violencia, pues, de acuerdo con el recuento que a diario dan a conocer los medios de comunicación, el número de personas que han muerto violentamente en el país en lo que va de este sexenio ronda los treinta mil.


En esta cifra, lamentablemente se incluye al Alcalde de Santiago, Edelmiro Cavazos Leal, quien, de acuerdo a lo que se vio en su funeral, era una persona muy querida y respetada en su comunidad, por lo que su deceso causó honda consternación.

En medio de esta vorágine de violencia que nos tiene con el Jesús en la boca, hace unos días fui testigo de un hecho que llamó poderosamente mi atención.

Ello ocurrió cuando me dirigía a mi trabajo, para lo cual tomé la calle paralela al Río Sabinas, y al llegar a la Porfirio Díaz me topé con una pareja de ancianos, cada uno de los cuales empujaba un cochecito en los que, según pude ver, recolectan latas y otros artículos que seguramente luego venden para obtener algún dinero.

En el preciso instante en que daba yo vuelta rumbo al norte, dejando su cochecito en la orilla, la señora se atravesó a mi paso sin ninguna precaución lo que me obligó a hacer alto total.

De esta manera pude ver que el motivo de su imprudente acción fue sólo con el fin de quitar del camino a una pequeña tortuga que lo cruzaba lentamente, a la cual alejó del peligro depositándola en la orilla contraria, con lo que le salvó la vida.

El mensaje ahí está, saque usted sus propias conclusiones.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales