José Castellanos MaldonadoEn esta columna tenía pensado escribir una vez más acerca de la devastación causada por el huracán “Alex” en Nuevo León, particularmente en nuestra ciudad.

Sin embargo, luego de enterarme del lamentable e inesperado deceso del amigo Jaime Garza Inocencio Q.E.P.D. cambié de parecer.

Repuesto de la sorpresa inicial que me produjo la noticia, recordé que fue a mediados de los años cincuenta cuando conocí a Jaime, pues por esas fechas mi familia se cambió a media cuadra del domicilio de la familia Garza Inocencio, ubicado hasta nuestros días por la calle Bravo, entre Manuel M. García y Escobedo.

Posteriormente, ambos fuimos alumnos de la Academia Comercial “Sabinas” y, unos años después coincidimos trabajando en la tienda “La Favorita”, propiedad del señor Amador Garza Ancira (Q.E.P.D.).

Años después (abril de 1978), cuando empecé a trabajar en la entonces Recaudación de Rentas, Jaime ya laboraba en dicha oficina y de nueva cuenta fuimos compañeros de trabajo, e incluso fuimos vecinos ahí por la calle Matamoros, en el Barrio del Aguacate.

Además, Jaime era parte del grupo de amigos que nos juntábamos, entre los cuales también figuraban Félix Garza, Ramiro Vázquez, Manuel Acevedo, Rodolfo Longoria, Isauro Escamilla, Amado Guevara, Roberto Garza, Oscar García y algunos más que escapan a mi memoria.

Aprovecho este medio para expresarles mis condolencias a su esposa María Elena; a sus hijos Jaime, Lic. Miguel Ángel y Laura; a su mamá, Doña Panchita y a sus hermanos, Andrés, profesor Salvador, Víctor Manuel, María Guadalupe, profesor Jesús y a todos sus familiares, esperando que Dios les brinde pronta resignación por tan irreparable pérdida.

Descanse en paz el amigo Jaime Garza Inocencio.

Castellanos
Miembro de la Asociación de Escritores de Sabinas Hidalgo


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales