José Castellanos Maldonado

Hace algunos años, cuando el Partido Acción Nacional empezó a obtener algunos triunfos aislados en las urnas, era obvio que la ciudadanía pensaba en un cambio, y aunque en algunos casos se llegó a hablar de concertacesiones, lo cierto es que dichos triunfos inyectaron ánimos a los albiazules para continuar en la brega con renovados bríos.

ImageHace algunos años, cuando el Partido Acción Nacional empezó a obtener algunos triunfos aislados en las urnas, era obvio que la ciudadanía pensaba en un cambio, y aunque en algunos casos se llegó a hablar de concertacesiones, lo cierto es que dichos triunfos inyectaron ánimos a los albiazules para continuar en la brega con renovados bríos.

Desgraciadamente, aunque sus triunfos se fueron multiplicando, el tan mentado cambio sólo quedó en promesa de campaña.

Y es que, con su arribo al poder, a los panistas ya no les pareció incorrecto actuar como, en su momento, lo hicieron los priístas.

Entre las acciones que antes criticaron y que ahora realizan sin ningún pudor, está el acarreo a diversos tipos de eventos, con el cansabido reparto de lonches y refrescos en algunos casos.

También echan mano de la aplanadora en Ayuntamientos y Congresos donde cuentan con la mayoría, y descalifican y se oponen por sistema a todo cuanto venga de sus adversarios políticos cuando son minoría.

Así mismo, ahora les parece correcto hacer mancuerna o aliarse con otros políticos, así como con líderes o lideresas sindicales, a quienes antes cuestionaron y criticaron, a fin de alcanzar el poder o para mantenerse con él.

Agréguele usted que en las administraciones panistas también existen los funcionarios todólogos, que van de cargo a otro con características y exigencias muy diferentes entre sí, sin faltar los funcionarios corruptos y manirrotos y las pugnas internas por el poder, todo lo cual, según los albiazules, eran pecados exclusivos de los tricolores, como el “dedazo” que también han hecho suyo.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales