José Castellanos MaldonadoPosiblemente a usted le tocó ver, escuchar, o, al menos leer acerca de los informes que rindieron a la ciudadanía los Alcaldes de Nuevo León al concluir el segundo año de sus gestiones, lo que marcó además, el arranque del último tercio de sus administraciones.

Cual más, cual menos, todos los munícipes han realizado mucha obra pública y han emprendido acciones para apoyar a la gente más necesitada en renglones tan importantes como la salud y la educación, por ejemplo.

En este punto, entre la gente es popular el dicho de que entre más obra, más sobra, y si se toma en cuenta que actualmente las inversiones son millonarias, es más creíble lo que se comenta acerca de presupuestos inflados.

Ese sobre precio, con el cual podrían ampliarse metas y hacer más con lo mismo, desgraciadamente es lo que va a dar a los bolsillos de funcionarios corruptos, cuyo tren de vida y patrimonio personal se incrementa notoriamente a la vuelta de tres años.

Y esto puede pasar en cualquier administración sin importar las siglas del partido al que pertenecen, pues, finalmente, éstos solo sirven de trampolín para que gentes sin escrúpulos lleguen a ocupar un cargo público con el principal objetivo de meterle mano al erario.

Que existen funcionarios honestos, ¡claro que sí! Desgraciadamente son la excepción.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales