José Castellanos MaldonadoComo un homenaje a su memoria, luego de su deceso acaecido el pasado 11 de marzo, a la edad de 104 años, a continuación me permito transcribir una carta que le escribí al profesor José M. Martínez Montemayor en el mes de noviembre de 1996, días después de que fuera atropellado por un vehículo durante una de sus acostumbradas caminatas.

“Es una verdad del hombre sensato encontrar alegría aún en plena adversidad”.

Enterado del accidente que sufrió hace unos días, que le evita, al menos por ahora, seguir realizando sus acostumbradas caminatas, me permito escribir estas líneas para expresarle que lamento mucho lo ocurrido; pero como alguien dijo, y dijo bien, “los triunfadores no se rinden”.

Y en mi humilde opinión usted es un triunfador, entre otras cosas, porque ha sabido superar con gran entereza difíciles y dolorosas pruebas, y también por su ejemplar y fecunda labor como mentor.

En este aspecto, como alumno de la escuela primaria “Profr. Margarito Martínez Leal”, recuerdo que sólo un pequeño pasillo dividía el salón donde usted atendía a su grupo del salón donde yo aprendía mis primeras letras con la profesora Paula Treviño.

Y a pesar de que no tuve la dicha de ser su discípulo, quiero decirle que para mi usted sigue siendo el prototipo del auténtico maestro con vocación, aquel que realiza su noble tarea consciente de que “la felicidad no consiste en hacer lo que uno quiere, sino en querer lo que uno haga”.

Sólo me resta expresarle mis mejores deseos por un pronto restablecimiento, y decirle ¡gracias Maestro! por su digno ejemplo. Que Dios lo bendiga.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales