José Castellanos MaldonadoComentaba en una edición anterior acerca del proceso que puso en marcha el CEN del PRI para elegir presidente y secretario general en el que están participando alrededor de media docena de fórmulas, aunque sobresalen las que encabezan Beatriz Paredes Rangel y Enrique Jackson Ramírez.

Los problemas que el Revolucionario Institucional viene arrastrando desde mucho antes del 2000 son, o deben ser, perfectamente conocidos por los priístas, principalmente por quienes se mueven en las altas esferas del partido.

Lo malo es que aún teniendo debidamente detectadas las causas de la debacle de su partido, los tricolores siguen apegados a viejas fórmulas o modos de actuar que en nada contribuyen a reposicionarlo entre la ciudadanía.

Un claro ejemplo de ésto es que, tan pronto arrancó el proceso, salió a la luz que la compañera de fórmula de Enrique Jackson, Sara Latife Ruiz, era dueña de un “table dance” en Cozumel, donde también se ejercía la prostitución.

Y aunque Jackson denunció la guerra sucia, también señaló que el PRI requiere un nuevo rostro que inspire confianza a sus militantes y a la sociedad, lo que no se ve nada fácil.

Al respecto, la percepción es que la ciudadanía se está quedando sin opciones, pues a donde quiera que voltea ve que en todas partes se cuecen habas, y que la lucha por el poder, cada vez más cruenta, se generalizó a raíz del ascenso de otros partidos al Gobierno.

Ésto ha dejado al descubierto que, sin importar siglas ni colores partidistas, sus militantes son capaces de todo con tal de seguir saboreando, o llegar a saborear, las mieles de poder.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales