José Castellanos MaldonadoA unos días de que suspendan sus actividades electorales, y con el 2 de julio a tiro de piedra, la tensión crece entre todos los candidatos y sus respectivos equipos de campaña en espera de la encuesta que realmente cuenta.

En lo que respecta a la elección presidencial, la moneda sigue en el aire, pues la contienda se ha cerrado de tal manera que a estas alturas, el resultado aún es impredecible.

Así las cosas, quien gane dicha elección prácticamente sólo contará con el respaldo de un tercio de la población, lo que hará necesario el diálogo y la negociación con las otras fuerzas políticas a fin de armar consensos que permitan la gobernabilidad.

En este sentido, el candidato albiazul, Felipe Calderón Hinojosa, consciente de lo antes mencionado, reiteradamente ha dicho que el suyo será un gobierno de coalición.

Al respecto, cabe preguntarse si ello será posible luego de ver la forma cómo se han desarrollado las campañas, que se han distinguido por los insultos y las descalificaciones entre los contendientes, al punto de que si se da por cierto todo lo que dicen unos de otros, puede llegarse a la conclusión de que ninguno merece ocupar el máximo cargo político del País.

A pesar de todo, como ciudadanos debemos mostrar que somos más civilizados que algunos de los candidatos, en primer lugar, acudiendo a votar el domingo 2 de julio, después, aceptando el resultado que arrojen las urnas y no prestarnos al juego de quienes quieren ganar, o arrebatar triunfos, en base a presiones y chantajes.

Acuérdense que en una elección se gana o se pierde, voto puede ser la diferencia.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales